martes, 9 de febrero de 2010

Cuentos

Mi amigo el gordito

¡Hola amigos!. Me llamo Ana y ahora os voy a contar la historia de mi amigo Juanito ( es un niño gordito).
Es un 15 de septiembre, Juanito se dispone a ir a su primer día de clase en el instituto. El se levanta muy entusiasmado quiere conocer a sus nuevos compañeros y a sus profesores, su madre María lo lleva en el coche ya que el instituto esta un poco lejos de su casa y Juanito se cansa mucho, debido a su peso.
Eran las 8 de la mañana y Juanito entró en clase, todo sus nuevos compañeros quedaron en silencio observándolo , todos lo miraban como un bicho raro y con el paso del tiempo el se iba sintiendo peor, Juanito era consciente de que estaba gordito pero le encantaba comer y su pasión era las chuches, entró la profesora en clase y pidió silencio. Juanito se sentó solo y vio como todos reían de el, en especial Pedro( era el líder de clase), llegó el recreo y Pedro se acercó a Juanito, mientras se iba acercando a Juanito se le iba iluminando la cara pensando que podía hacer un amigo, pero no era así Pablo se acerco para insultarle.
El primer día acabó con alivio para el , llegó a casa y su madre le preguntó como le había ido , el se limitó a no contestar y su madre no insistió .
María era consciente de que su hijo no era feliz con su cuerpo pero no sabia que método utilizar ya para ayudarle. Le había llevado a muchos endocrinos, había hecho la dieta con el, le había apuntado a clases de deportes etc. Ella había visto como a algunos padres le quitaban a sus hijos por ser muy obesos , ella temía por su hijo era su vida ya que su marido murió cuando Juanito tenía tan solo unos meses.
El se metió en su habitación , ahí se le pasaban las horas en el ordenador mientras su madre trabajaba. Aquel ordenador era un alivio para el, podía hacer amigos sin tener que ser juzgado por su físico. Por el Messenger lo conocí , era un día caluroso de verano , me apareció una ventana en el PC , Juanito@hotmail.com quiere ser su amigo , yo acepte y desde el primer momento entablamos una buena amistad.
El me contaba todos sus problemas y ami me conmovía muchísimo.
El 15 de septiembre me contó con tristeza lo que le había pasado con Pedro y que no había podido hacer ningún amigo.
Los días iban pasando y cada día estaba mas triste, yo siempre le animaba a que tuviera valor , pero su situación le había hecho ser un niño tímido.
Yo no sabía como ayudarlo , se me pasaban muchas ideas por la cabeza pero al no vivir en su misma ciudad me era imposible, solo podía ayudarlo por el ordenador, es decir solo con palabras y como se dice a estas se las lleva el viento. Juanito vivía en Sevilla y yo en Cádiz , yo había intentado muchas veces poder conocerlo pero el nunca había podido.
Para el yo era su única amiga y solo quería hablar conmigo, el no quería ir a clase y aquello para el era un sufrimiento.
Juanito también era odiado por su estudios era un niño muy estudioso y obtenía muy buenas notas.
Un día mi padre me dijo:
- Ana, me han trasladado tenemos que mudarnos.
Yo me quede alucinada y dije:
- ¿ A donde?
- Hija nos vamos a Sevilla. Dijo mi padre
A mi me recorrió un frío todo el cuerpo, por una parte estaba muy triste pero por un momento pensé en Juanito, al fin podría conocerlo.
Corrí escalera arriba y empecé a hablar con Juanito le conté aquella noticia pero a el no le hizo tanta ilusión.
Juanito pensó que yo al igual que todos los demás podía rechazarlo por su físico, por ello nunca me había dicho el nombre de su colegio ni su dirección.
Juanito se desconectó y nunca mas volvió a conectarte. El estaba muy triste yo había sido su mejor amiga y ahora había cortado el contacto conmigo , ahora el estaba aún peor, ya no tenia nada a lo que aferrarse para seguir adelante.
Pasaros dos meses, era el día de nuestro traslado , yo ahora tampoco tenía nada a lo que aferrarse ahora no estaba Juanito.
Después de dos horas de viaje llegamos a Sevilla, nos acomodamos y paso ese día.
Al siguiente día yo tenía que asistir al instituto, este nuevo instituto se llamaba Cervantes estaba bastante cerca de casa.
Llegué a clase temprano ocupe mi sitió enseguida conocí a niñas muy simpáticas, pasados unos minutos del comienzo de clase llamaron a la puerta , entró en clase un niño muy gordito yo me quede pasmada mirando a aquella persona.
- Juanito, ¿ Por que llegas tarde?. Dijo la profesora
Juanito no contesto, el y yo compartimos miradas, yo note en su mirada que sabia algo de ese niño, parecía que lo conocía y el sintió la misma sensación, me pare a pensar ¡¡¡¡ se llamaba Juanito!!! Podría ser el.
No lo pensé dos veces y en el recreo me acerqué a el, compartimos unos minutos de charla y nos dimos cuenta que éramos nosotros , los dos grandes amigos ,nos dimos un enorme abrazo y desde ese día no nos separamos.
Desde ese día Juanito fue cambiando gracias ami compañía, fue adquiriendo valor y su peso fue bajando, en un año Juanito perdió unos diez quilos ahora no estaba tan gordo pero seguía siendo un poco grueso aun así yo lo ayude a que se aceptara.
Han pasado unos años y Juan y yo seguimos siendo grandes amigos pero para mi el será siempre: mi amigo el gordito.
FIN


Mi amiga es anoréxica

!Hola a todos!
Esta semana tenemos un nuevo reto, consiste en la realización de un cuento, aunque ya hemos tenido la oportunidad de realizar un breve relato, esta semana se trata de otro tema pero igual de problemático en nuestra sociedad. El otro cuento trataba de la obesidad y ahora este cuento tratará sobre la anorexia.

Cuento:

Era una tarde de 8 Julio , Adriana una niña de unos 16 años muy coqueta, iba de compras con su madre(Leticia) ya que quería comprarse unos simples vaqueros, entro en una tienda ( Berska) y le llamaron la atención unos vaqueros , su madre cedió a comprárselos.

Ella llegó a casa y corriendo se fue para su habitación , una habitación amplia para ella sola ya que era hija única, se plantó delante del espejo y se probó aquellos pantalones , a medida que el pantalón subía por sus piernas Adriana iba notando cierta dificultad para ponérselos, ella volvió a mirar la etiqueta de aquel pantalón era la 38 y esa era su talla ¡como podía ser aquello!. Adriana lo intentaba y lo intentaba pero no había forma. Ella se dio por vencida y dejo aquel pantalón en su cama.

Llegó la hora de la cena y Leticia había hecho una riquísima tortilla. Adriana fue a cenar muy desanimada y no probo bocado.
- Adriana ¿ Por qué no comes? . Dijo su madre preocupada
- No tengo ganas mama. Contesto Adriana
- Hija tienes que comer.

Adriana subió a su cuarto y empezó a leer una revista, en esta revista salían jovencitas esqueléticas pero que para cualquier niña de esta edad son personas para admirar. Ella miraba aquellos cuerpos y miraba
el suyo, se estaba obsesionando y sin que nadie se diera cuenta se estaba metiendo en un gran problema.

Pasaron días , semanas y Adriana seguía sin comer nada, estaba muy débil y su madre y amigos estaban muy preocupados.

Era un 20 de noviembre y Adriana iba al colegio.
- Adriana coge el abrigo hace mucho frío. Dijo Leticia
- Mama te dicho que no me voy a poner el abrigo, me hace gorda.
Adriana se marchó al colegio. Su madre se quedo pensando aquella frase que le había dicho su hija y sin pensarlo dos veces llamó a su marido , el era un hombre de negocios, viajaba mucho y no se preocupaba de su hija, pensaba que dándole todos los caprichos, aquella niña podía ser feliz.
- ¿ Antonio eres tu?. Tengo que hablar contigo estoy muy preocupada por Adriana.
- Leticia déjate de tonterías estoy en una reunión importante, no te obsesiones la niña esta bien.
Pasaron los días y Leticia seguían con aquel temor.
Un día el teléfono sonó ,era la directora del instituto de su hija, Adriana se había desmallado y tenían que llevarla al hospital.
Leticia cogió el coche y a pesar de la oposición de Adriana , la llevó al hospital, allí le hicieron varios estudios.
Tras unas horas de espera, el medico le dijo a Leticia que su hija estaba deshidratada ya que tenía anorexia. Ella se quedo pasmada como podía tener su hija anorexia ,el medico pensó que si ella estaba de acuerdo podía entrar un centro , había tenido conocido a muchas niñas así y gracias a este centro se han recuperado, Leticia aceptó.
Hablaron madre e hija sobre este tema, Adriana se negó pero su madre la obligo.
Llegó el día que Adriana tenía que ingresar en aquel centro, estaba cerca de casa y su madre la acompaño. Llegaron a aquella puerta , madre e hija se dieron la mano y entraron en aquel lugar, aquello estaba lleno de niñas esqueléticas y enfermas.
Yo estaba en aquel centro , yo sufrí anorexia al igual que Adriana y ya estaba casi recuperada.
Leticia en el camino de vuelta a casa volvió a llamar Antonio, y le contó todo, el prometió que volvería a casa lo mas antes posible.
Desde primer momento nos hicimos amigas inseparables, hablábamos de todo menos de nuestro problema , asta que un día Adriana me pregunto:
-¿ tu por que estas aquí?
- Yo al igual que todas las que estamos aquí empecé a obsesionarme con las modelos sin pensar en el fotoshop , también me obsesione con las tallas sin pensar que varían de una tienda a otra.
Todo esto me provocó casi la muerte y no era cociente.

Cuando Adriana pensó que todo lo que le había pasado a María ( su amiga) también le había sucedido a ella. En este centro había muchísimas sicólogas pero para Adriana no había mejor que su amiga. Esta estaba rehabilitada y salió de aquel centro. Adriana muy triste pensó que María no volvería pero no fue así , María al igual que sus padres iban a ver Adriana todos los días.

Pasaron varios meses y ella ya estaba completamente rehabilitada , salió de aquel centro. Ella y María siempre estuvieron unidas y desde siempre están ayudando a niñas con este problema.

Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario